Alquiler de coches en Alicante

En Alicante te dirán que sus ventajas más importantes son las «banderas azules» en las playas de la Costa Blanca, y el castillo de Santa Bárbara en el monte Benatanquil.

Quizás para algunos sea así. Pero para un turista ruso, lo más valioso es la oportunidad de distraerse, relajarse y no pensar en nada. Y Alicante en este sentido es un lugar ideal.

Todo lo que necesita hacer es llegar hasta aquí, alquilar un coche y buscar alojamiento de tal forma que se encuentre cerca de un restaurante económico con menú “no turístico”. Alquiler de coches en Torrevieja.

Una vez que se acostumbre a un nuevo lugar, le quedará claro por qué necesita un coche de alquiler aquí. Alicante es una ciudad pequeña para los estándares de la España turística, pero la costa de la Costa Blanca tiene una longitud enorme y es necesario conducir a través de ella para ver al menos una parte del país.

Además, sin dejar de ser fiel a la playa una vez elegida, cada día te resultará más difícil encontrar el placer de contemplar los mismos rostros y torsos.

Mientras tanto, un paseo en coche por la costa, incluso sin rumbo y sin pensamientos, puede darte mucho placer. Y para ello, alquilar un coche en Alicante es imprescindible.

Por ejemplo, para un conocedor, el aparcamiento de yates en el puerto de Alicante es un espectáculo fascinante. Pero incluso los «simples mortales» podrán ver muchas cosas interesantes, especialmente si están armados con binoculares.